FOTOCUENTO – Los grises –

Publicado por mllg en

Apoyada en la baranda del yate, Luisa recorría con una mirada acuciosa el panorama que observaba. El abandono poblaba aquel viejo muelle. Las cosas como las personas tienen diferentes maneras de envejecer. Unas proyectan gloria. Otras lástima. Pero ni lo uno ni lo otro percibió ella.Simplemente parecía grabar aquella vista que, si bien presentaba un claro deterioro de las obras humanas, ofrecía una espectacular unión de azules grisáceos, entre los que se unían el cielo y el mar.

– ¿Qué opina la pintora de nuestras costas?- preguntó la voz recia de Anselmo, quien se acomodó a su lado. – Este pequeño puerto era uno de los lugares más hermosos de este sector de la costa y también más activos, cuando la isla vivió el apogeo turístico. Anselmo amaba su terruño.

Imagen traída del post matriz del Fotocuento, blog de @rahesi

 

– Quiero pintar desde este ángulo- giró la cabeza, ofreciendo la profundidad de sus ojos a los vivarachos de él.

– Me parece excelente. Voy a…

– ¡Quiero empezar ya!  Quiero captar el reflejo del barco, con la luminosidad grisácea de este momento. Debo montar ahora la paleta de colores.- Tajante, sin concesiones.

Amantes desde hacía poco, Anselmo trataba de complacerla en todo, pero a veces quisiera…¡estrangularla! Es una vieja ácida y autoritaria. Su mérito, una gran inversión para la galería y aún era buena en la cama. De su pintura había nacido la relación. Ahora no podía zafarse de la relación sin perder una buena parte de su negocio.

Asintió con la cabeza y escondió la mirada para que Luisa no leyese su rabia.

Ella permaneció absorta en los magníficos grises, su color preferido. Instantes después él trajo el caballete, el set de materiales y, posteriormente, la dos sillas plegables, pero la dejó sola.

Una gran expectativa llenó los salones de la Galería Los Grises, con la exposición de la última obra de Luisa Almirano, Viejo barco entre grises, inconclusa debido a su inesperada muerte de la famosa pintora durante su viaje en búsqueda de temas marinos, para la nueva colección de la galería. El cuadro estaba en exposición. A la venta, estaban los restantes de la Colección Mirando el Mar.

Anselmo Reyes,  su reconocido compañero sentimental estaba ausente. La prensa esperaba hacer pronto la reseña de su boda, pero le había tocado hacer la de su muerte, cuya tesis oficial era un desafortunado accidente.

Ésta es mi participación para el popular concurso del Fotocuento, que regocija a los narradores de la plataforma cada vez que lo trae la estimada amiga @rahesi. Los detalles del concurso, puedes revisarlos en la Convocatoria del mismo:
https://steemit.com/fotocuento/@rahesi/fotocuento-or-concurso-fotocuento-regresa-por-este-mes-de-junio

 

GRACIAS POR LA LECTURA
AGRADEZCO SUS COMENTARIOS SINCEROS


mllg

PNLista, docente, escritora. Venezuela- España Español- Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *